Principales ventajas que ofrece la iluminación LED

Los LED han barrido el mercado de la iluminación convencional por una multitud de razones, las más aclamadas son por su vida útil, el reducido consumo de energía que tienen y las menores necesidades de mantenimiento que necesitan. Para 2030, el DOE estima que este tipo de iluminación podría ahorrar hasta 190 teravatios de electricidad al año, lo que equivale a 15.000 millones de dólares. Y no es para menos, porque cada vez con más frecuencia vamos a actualizar nuestros sistemas de iluminación por las LED.

Ventajas de las LED

En comparación con las tecnologías tradicionales, las luces LED tienen multitud de beneficios que están provocando su popularización, tanto a nivel empresarial como de consumo casero.

Eficiencia

Las luces LED utilizan, aproximadamente un 50% menos de electricidad que las lámparas incandescentes, fluorescentes y halógenas, lo que resulta en un ahorro sustancial de los costes de energía, especialmente en espacios con luces encendidas durante periodos prolongados.

Vida útil

A diferencia de la iluminación incandescente, los LED no se “apagan” o fallan, simplemente se atenúan con el paso del tiempo. Los LED de calidad tienen una vida útil aproximada de entre 30.000 y 50.000 horas, incluso más, dependiendo de la calidad de la lámpara o accesorio (Fuente: leonleds.com). Esto lo traducimos en la reducción de mano de obra para reemplazar bombillas en establecimientos comerciales, necesitando menos mantenimiento.

Temperatura fría

Los LED necesitan temperaturas bajas para funcionar, esto quiere decir que necesitan un voltaje más bajo que las lámparas fluorescentes, reduciendo la potencia percibida y haciendo de ellas el producto perfecto para vitrinas refrigeradas, congeladores y espacios de almacenamiento en frío, además de lugares al aire libre como señalizaciones, perímetros de edificio o estacionamientos.

Resistencia

Al no tener filamentos o gabinetes de vidrio, los LED son muy resistentes a las roturas y, en gran medida, inmunes a las vibraciones y otros impactos. La iluminación tradicional, generalmente, funciona dentro de un vidrio o cuarzo que pueden ser susceptibles a daños. Los LED no necesitan de este material porque se montan en una placa de circuito y se conecta mediante cables soldados que pueden ser vulnerables al impacto directo, pero no más que los teléfonos móviles o dispositivos electrónicos pequeños, por ejemplo.

Instantáneo

La mayoría de las lámparas fluorescentes no proporcionan un brillo total en el momento en que se encienden, muchas necesitan tres minutos o más para alcanzar su máxima luminosidad. Sin embargo, los LED se iluminan al 100% casi al instante y sin demora de repetición. Esto puede ser una gran ventaja después de un apagón o en el momento en que los empleados abran un edificio durante las primeras horas de la mañana.

Ciclo rápido

Las fuentes de luz tradicionales tienen a tener una vida útil más corta cuanto más se encienden y apagan; sin embargo, los LED no se ven afectados por este ciclo rápido. Además de las pantallas de luz intermitentes, esta capacidad hace que este tipo de luces sean las más adecuadas para su uso con sensores de movimiento o luz natural.

También te podría gustar...