7 motivos para salir de tu zona de confort que cambiarán tu vida

Salir de la zona de confort significa conquistar ese horizonte de la vida marcado por grandes lecciones de aprendizaje. Una vida totalmente previsible y rutinaria resulta monótona. Necesitas el aliciente del factor sorpresa para ilusionarte con nuevas metas, nuevos sueños, las nuevas personas que están por llegar, los éxitos profesionales y las buenas noticias que están por venir.

Aunque la zona de confort sea como el sofá de tu casa en el que te sientes tan cómodo, en realidad, tu felicidad está más allá del confort. ¿Cuáles son las razones para salir de esta área de comodidad y dar el salto hacia nuevos objetivos?

7 razones para abandonar la zona de confort

1. Ley de vida. Por mucho que tú te resistas al cambio, en realidad, el cambio forma parte de la esencia de la propia vida. El paso de los años es inevitable. A su vez, cada día es diferente al anterior. El cambio no solo es físico como puedes observar en las fotografías de tu álbum familiar. El cambio también es interno puesto que, por medio de la introspección, puedes observar cómo tus expectativas no son las mismas hoy que hace cinco años. La vida te pide caminar hacia adelante.

2. Hacer tus sueños realidad. Tus sueños son lo suficientemente importantes como para tomártelos muy en serio. Por medio de un plan de acción personalizado puedes dar forma a un camino que puede desvelarte la belleza del porvenir. No reprimas aquellas ilusiones que aportan luz a tu corazón. No te resignes, ni te conformes con menos de lo que mereces.

Tal vez no puedas hacer realidad todos tus sueños, sin embargo, lo más importante es la actitud de aquel que viaja más allá de su zona de confort para ampliarla. Es decir, aquello que hoy te resulta desconocido, en algún momento será familiar si lo descubres. Siempre existe una primera vez que lo cambia todo.

3. Solo se vive una vez y el tiempo que pasa no vuelve nunca más. Es positivo meditar las decisiones y ser prudente, sin embargo, cuando tus sueños quedan en hipótesis, entonces, no sientes la verdadera satisfacción de la acción que define aquello que tú habías imaginado antes en tu mente.

Algunas personas viven como si el futuro fuese una línea infinita. Sin embargo, en realidad, el futuro es tan finito como el propio ser humano. Si solo se vive una vez, lo mejor que puedes hacer es vivir el presente con ética, responsabilidad y madurez. Y este presente es más interesante fuera de la zona de confort.

4. Tienes fuerza de voluntad. El ser humano es un ser único e irrepetible, con talentos y cualidades que están especialmente diseñados para salir de esta zona de confort. La voluntad es un claro ejemplo de ello. Por medio de esta capacidad de desarrollo personal y crecimiento interior puedes progresar en tus metas y ser constante, incluso, más allá de los obstáculos. Porque si tropiezas, tienes la oportunidad de volver a levantarte para continuar con el camino trazado hasta ese momento.

5. No cargar con el peso de la duda. Existe un sufrimiento asociado a la edad que puede ser un lastre para quienes observan su pasado desde la perspectiva de no saber qué hubiese pasado en caso de haber arriesgado realmente en aquel momento. Toda esa lista de asuntos pendientes puede llegar a tener más significado que los propios errores cometidos.

Por esta razón, es importante que salgas de tu zona de confort para demostrarte a ti mismo todo aquello de lo que eres capaz. Sencillamente porque la vida espera que seas protagonista real de tus pensamientos, decisiones y acciones. Es decir, no adoptes una actitud pasiva en este viaje del vivir porque el éxito depende de ti cuando te concentras en aquellas decisiones sobre las que tú tienes capacidad de influencia.

6. Serás más feliz. El propósito fundamental del ser humano es la felicidad. “¿Dónde está la felicidad?”, es muy posible que te hayas hecho esta pregunta muchas veces en tu vida o que hayas escuchado esta cuestión a amigos y familiares. Pues bien, la felicidad está fuera de tu zona de confort. La felicidad es el viaje, más que la meta del punto definitivo. Esta pregunta es tan importante que tiene especial protagonismo en la historia de la filosofía.

7. Aprender. La educación que recibiste en la escuela es un ejemplo de cómo el aprendizaje es un activo necesario para el ser humano. Sin embargo, tu verdadera escuela es la propia vida. Es allí donde vas a obtener las lecciones más importantes. Sencillamente, porque el verdadero aprendizaje es práctico en forma de experiencia real.

Sin embargo, si siempre te mueves en unos márgenes reducidos de una zona de confort limitada, entonces, no te das la oportunidad de innovar o de hacer las cosas de una manera distinta.

Superar el miedo al cambio

Al salir de tu zona de confort vas a obtener grandes lecciones de amistad, amor, psicología emocional, resiliencia, esperanza, humildad y humanidad. Gracias a este aprendizaje, no solo puedes obtener este valor añadido para tu propia vida, sino que también, puedes ser una influencia positiva para aquellos que te rodean si les ofreces consejos recomendados y útiles.

El apego a la zona de confort está motivado, en muchos casos, con el propio miedo al cambio. Sin embargo, cuando te das la oportunidad de descubrir qué hay más allá del miedo, llegas hasta esa zona de confort que te ofrece nuevas oportunidades que no habías conquistado hasta ese momento.

Eso no significa que tengas que estar constantemente fuera de ese confort. Sin embargo, cuando nunca te abres a la novedad o lo haces con poca frecuencia, entonces, no creces y te quedas estancado.

Te sientes pequeño en tus capacidades cuando en realidad estás llamado a desarrollar la versión más auténtica de ti mismo. Y esto solo es posible a través de ese compás que te lleva a salir fuera de tu zona de confort, porque la felicidad verdadera no se encuentra de un modo definitivo sino que se crea día a día.

También te podría gustar...